Tener una cocina de gran belleza y de materiales de primera calidad es todo un placer. No es algo baladí, puesto que estamos mucho tiempo en la cocina, ¡mucho más de los que pensamos! Y no solo eso.

Para muchos, como nosotros, además disfrutamos de lo lindo. Cocinar es uno de los hobbies más entretenidos y agradecidos que podemos tener. Por eso, en Blunni entendemos la pasión por la cocina, hasta el más mínimo detalle.

Precisamente, es por eso que en este artículo nos vamos a concentrar en uno de los elementos más pequeños del mobiliario de cocina: los tiradores.

A la hora de confeccionar una cocina, hay que contar también con la elección de un tirador. Por muy pequeño que sea, el tirador es la guinda de nuestra cocina, termina de dar ese toque final y además puede influir notablemente en la comodidad al trabajar en la cocina, ¡aunque al principio no te lo parezca!

Por eso, en este post os queremos hablar de algunas de las claves para elegir los tiradores adecuados de nuestra cocina.

Aspectos determinantes para escoger tiradores

Si bien es cierto que, en cuestiones de decoración, los gustos son muy subjetivos -por algo son gustos personales-, a la hora de escoger tiradores hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones, ¡vamos a ver los diferentes consejos!

Espacio y distribución de la cocina

El tamaño de las cocinas es determinante en muchas cuestiones y, en la elección de tiradores, no iba ser menos. Cuando se dispone de una cocina grande, con mucho espacio de paso a lo largo y ancho de la cocina, todo es mucho más fácil. Cuando te encuentras en esta situación, la elección es infinita.

Ahora bien, ¿qué sucede si estamos hablando de una cocina pequeña? En este caso, los espacios se ven reducidos, sobre todo los pasillos entre el mobiliario y los electrodomésticos. Si nos basamos únicamente en criterios de funcionalidad, lo mejor es elegir muebles con tiradores integrados, puesto que ahorrarás espacio, además de dar mayor sensación de amplitud a la cocina.

Tamaño del mobiliario

Otra cuestión interesante responde al tamaño del mobiliario de la cocina. Así, los tiradores deben de cumplir un objetivo funcional, ¡pero también estético! En este sentido, la armonía es uno de los patrones más reconocidos para determinar la belleza de la cocina y los tiradores pueden jugar un papel muy importante para que luzcan mejor.

Por eso, y en lo que respecta al tamaño de los muebles, los correspondientes tiradores deben de seguir cierta proporcionalidad con el mueble. Imagínate que dispones de cajones y armarios grandes, pero los tiradores son pequeños, ¿no daría una sensación muy extraña?

Calidad del material

¿Con la calidad hemos topado? De nada sirve tener un tirador bonito -y puede que barato-, si luego es de mala calidad. Hay que recordar que los tiradores de cocina son uno de los elementos que más uso le damos, por lo que se pueden desgastar rápidamente o se pueden estropear con facilidad.

Forma del tirador

La forma del tirador es también un aspecto clave y que puede pasar desapercibido. Muchas veces, tendemos a escoger tiradores que son estéticamente muy bonitos, pero que pueden tener una serie de problemas, debido a su forma. Por ejemplo, un tirador con muchos recovecos es mucho más difícil de limpiar y, como hemos comentado, los tiradores son uno de los elementos de la cocina que más tocamos.

Escoger el tipo de tirador

El tipo de tirador puede ser también un auténtico quebradero de cabeza. Por norma general, los más comunes son los tiradores de asa, los cuales se colocan de manera horizontal y que son perfectos para cajones. También tienes a tu disposición tiradores verticales, ideales para armarios y, ya mucho más clásicos, los pomos.

Finalmente, y como ya sabrás, el tirador es un elemento pasado de moda. De hecho, solo se utiliza en cocinas clásicas, rusticas y vintage. Las cocinas modernas se hacen sin tirador: bien con los sistemas gola donde hay un carril de aluminio para meter la mano en el armazón del mueble, bien con las puertas con tirador uñero, que tratan de imitar una cocina sin tirador pero que son más incómodas, tienen más cortes, no puedes poner cualquier puerta sino las que permiten acoplar el tirador uñero y dan peor resultado que una cocina con perfil gola en el armazón.