Una de las claves para poder trabajar y cocinar en nuestra cocina es tener una buena iluminación.

Lo primero de todo, recalcar que dependiendo del tipo de iluminación escogida, tu cocina puede tener un aspecto completamente diferente. Normalmente, para cocinas se recomienda una luz fría (6000K) ya que permite ver todo con mayor claridad y además, este tipo de iluminación da un mayor efecto activador a la hora de cocinar. Sin embargo, una luz cálida o neutra (3000K/4000K) muestra un ambiente acogedor ideal para un ambiente más relajado como comidas o cenas.

Hoy, os mostraremos las claves de una buena iluminación en la cocina, en concreto os hablaremos de la iluminación LED, uno de los tipos de iluminación más de moda gracias a su eficacia, su bajo consumo y su buena iluminación.

Pero, ¿qué otras ventajas pueden tener las bombillas LED para tu cocina?

Las luces LED son mucho más fáciles de instalar, tienen una mayor duración que las bombillas tradicionales, emiten poco calor y son mucho más resistentes a los golpes o vibraciones. Además, emiten una luz más nítida y brillante, son ecológicas e incluso se puede controlar la intensidad de la luz o cambiar los colores! Todo ventajas para poder darle un aspecto diferente y eficiente a tu cocina.

Otro de los puntos importantes a la hora de iluminar tu cocina es dónde focalizar los puntos de luz. Los puntos de luz no deben de generar sombras, sobretodo en la mayor zona de trabajo como es la encimera.

Regletas o tiras LED

Una de las mejores soluciones para poder iluminar tu encimera son con regletas o tiras LED bajo los muebles de cocina de encima de la encimera.

Este tipo de iluminación es uno de los más empleados gracias a sus grandes resultados.

Los LEDs pueden disponer de diferentes tamaños, intensidades y colores por lo que elegir la iluminación adecuada a tu cocina, hará el aspecto de tu cocina tenga un toque completamente diferente o incluso puedas darle diferentes ambientes según quieras cocinar con mayor claridad o comer en un ambiente más relajado.

Downlights LED

Los downlights son focos empotrables recomendados en el caso de tener falso techo.

Son perfectos para cuando quieres dar luz a unos puntos concretos de tu cocina, o poniendo varios, dar luz a toda tu cocina dejando una luz uniforme en toda la habitación.

Palafones

Este tipo de iluminación es la más recomendada en el caso de instalarla directamente sobre el techo original. En este caso, los palafones son lámparas translucidas que ayudan a conseguir una luz uniforme y nítida con un consumo mínimo.

Bombillas LED

Las bombillas LED son la solución perfecta frente a las bombillas tradicionales. Estas son mas seguras, menos contaminantes, mas duraderas, no queman y suponen un mayor ahorro de energía.

Este tipo de iluminación suelen instalarse sobre mesas de comedor, islas o península a modo de lámparas colgantes. Esto ayuda a iluminar de forma puntual y decorativa diferentes zonas del espacio, focalizando los puntos de luz.

Es muy importante tener en cuenta la luminosidad y temperatura del color, sobretodo en una cocina, es recomendable elegir una iluminación LED en tono blanco que no sea inferior a 4000k.

Paneles de luz LED

Este tipo de iluminación produce menos calor y menor mantenimiento. Se pueden usar en falsos techos y permiten una iluminación muy homogénea. Se pueden encontrar en diferentes dimensiones y formatos, tanto cuadradas como rectangulares.

Como veis, existen muchos tipos de iluminación para iluminar tu cocina. ¿Y tú, con cual te quedas? ¿Qué tipo de iluminación escogerías para tu cocina?

Dejádnoslo en los comentarios.