Con el encabezado de CONSEJO COMPRA COCINA, esta semana vamos a ofreceros una regla de oro sobre la que deberíamos reflexionar antes de decidirnos a instalar una nueva cocina. En Blunni lo tenemos muy claro y es un consejo para comprar la cocina que siempre transmitimos a nuestros clientes porque creemos que es lo más importante: la regla de las proporciones.

Cuando yo compré mi primera cocina en el año 2003 yo no tenía ni idea de cocinas. Visitamos varias tiendas de cocina de Zaragoza y al final compramos la cocina en una tienda donde encontramos un acabado de puerta que nos gustó. El presupuesto entraba en nuestras posibilidades y la cocina nos encajaba, así que compramos la cocina en una tienda de «somos fabricantes». Los muebles van con freno en puertas y cajones y las puertas llevan el tirador uñero, la encimera es negra en granito zimbawe regruesada a 4 cm con el  escurridor labrado en la  piedra y los electrodomésticos son de AEG salvo el combi que es Liebherr. No fue una cocina barata porque queríamos una buena cocina y aún recuerdo el orgullo y satisfacción de los 3 primeros años; aquella tienda de cocinas era estupenda.

A los cuatro años todos los pistones de los muebles abatibles fallaban y a los 6 años la cocina ya era un completo desastre.  El culo del mueble donde colocabamos los platos se ha hundido por el peso y se ve como baja combando por debajo de la puerta, hay varias puertas que se quedan abiertas un dedo teniendo que empujarlas para que acaben de cerrar, otras rozan con su vecina produciendo un ruido metálico del roce de un tirador uñero con el de al lado, las baldas del despensero se han combado, a dos puertas se les han despegado los cantos y uno de ellos se ha partido porque se ha endurecido con los años….. etc.
Sin embargo, la encimera está casi como el primer día salvo por el escurreplatos que se ha blanqueado un poquito por la cal de nuestra bendita Zaragoza y los electrodomésticos son todos los mismos que compramos en 2003,  ¡¡¡12 años de lavadora!!! por lo que no puedo quejarme en absoluto, todo lo contrario pues se ha amortizado con creces el sobrecosto de invertir en una marca de electro de gama alta disfrutando durante 12 años de las prestaciones superiores que te da un producto mejor. Hasta las lámparas de la luminaria son las mismas y no se han fundido en 12 años (tampoco fue barata precisamente, un modelo de Vibia de más de 1200€)

Hoy odio mi cocina, en concreto odio los muebles de mi cocina y me encantaría cambiarla (más fácil  imposible ya que trabajo en una tienda de cocinas), pero surge un problema; para cambiar los muebles de mi cocina tengo que vaciar todo el contenido, tengo que sacar la nevera al salón y todos los electrodomésticos al pasillo (horno, placa, campana, micro, lavadora y lavavajillas), se romperá el copete de la encimera al desmontarla y corro un riesgo elevado de que también se rompa la encimera, no puedo modificar el diseño de la cocina porque si no la encimera ya no me vale (está nueva y me costó hace 12 años 2900€) por lo que tengo que instalar una distribución del nuevo mobiliario casi idéntico a lo que ya tengo…… en resumen, que no me la puedo cambiar y me tengo que aguantar con lo que tengo.

Aún conservamos todas las facturas y allí encontramos la razón de nuestras penurias. Queríamos una buena cocina pero no nos extrañó que la encimera costase lo mismo que todos los muebles. Por  eso el mejor consejo para compra de cocina que damos en Blunni es que os compreis un buen mueble de  cocina. La cocina se compone de mueble, electro y encimera. Una cocina es buena por el mueble y mi cocina es una castaña por el mueble. Una buena cocina con una mala lavadora tiene una solución rápida; cambias la lavadora en 13 minutos. Una buena cocina con una encimera que no te gusta tiene fácil solución, cambias la encimera, rápido y limpio en una hora. Una mala cocina con 6000€ en electrodomésticos y una encimera de porcelánico de 3000€ es una mala cocina y para cambiarla tienes que vaciarla entera, desmontarla entera y posiblemente tirar la encimera.

Por eso el consejo para comprar cocina es que apliques la regla de las proporciones 1-2-3, una regla que aprendí de una prestigiosa tienda de Navarra cuando yo trabajaba como Director Comercial para una fábrica de cocinas de verdad  y que dice que para una cocina de un tamaño normal deberías de gastarte en electro al menos el doble que en la encimera y en mueble al menos el triple que en la encimera. Así por ejemplo si te vas a gastar 6000€ en tu nueva cocina, 3000€ como mínimo debería ser en mueble, al menos 2000€ en electro y 1000€ en la encimera. Si te vas a gastar 10.000€,  como mínimo 5000€ deberían ser en mueble, al menos 3333€ en electro y 1660€ en la encimera. Por supuesto esto no es una regla fija y admite todas las variaciones que queramos, pero deberían saltar todas las alarmas cuando la partida del mueble es más barata que la de los electrodomésticos, ya no digamos cuando es más barata que la encimera.

¿Buscas una nueva cocina? En Blunni fabricamos nuestra propias cocinas y comercializamos 4 marcas de cocinas construidas en fábricas de verdad. Lo hacemos para adaptarnos a todos los espacios, estilos y presupuestos. Ven a vernos y descubrirás una exposición totalmente nueva para entender por qué una cocina es mejor que otra y elegir el diseño que más te guste con la mejor relación calidad – precio – diseño de Zaragoza. También instalamos cocinas fuera de Zaragoza.

 Foto Wikipedia: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/6/6f/Euroscheine_01.jpg